miércoles, 27 de diciembre de 2017

Bobilongos y churrilungas




Bobilongos:

Neologismo vinculado a la perfecta imperfección de este momento. Ente social de infinitas ficciones. Simbólicamente representa todas las vanidades de un personaje real, semicaballero que combina perfectamente su vestuario.

Churrilungas:

Neologismo para mañana. Movimiento lúdico y placentero capacitado para crear con la estructura femenina, una semidama ligada íntimamente a ese universo feliz que, con el aire, va tomando forma en las nubes de algún entendimiento.


BOBILONGOS Y CHURRILUNGAS  es el título de mi último poemario que otra vez Ediciones Vitruvio, otra vez Pablo Méndez confiando en mi verso, os acerca como lectura recomendada para este verano. Y como muchos ya sabéis que, ni dedico ni firmo ejemplares; en esta ocasión, y solo para aquellos que habíais hecho vuestra reserva, en breve, ya os estará llegando: firmado y dedicado. Gracias

miércoles, 13 de diciembre de 2017

EL PARÉNTESIS // Desde el fondo del verso



Bobilongos:

Neologismo vinculado a la perfecta imperfección de este momento. Ente social de infinitas ficciones. Simbólicamente representa todas las vanidades de un personaje real, semicaballero que combina perfectamente su vestuario.

Churrilungas:

Neologismo para mañana. Movimiento lúdico y placentero capacitado para crear con la estructura femenina, una semidama ligada íntimamente a ese universo feliz que, con el aire, va tomando forma en las nubes de algún entendimiento.


BOBILONGOS Y CHURRILUNGAS  es el título de mi próximo poemario que otra vez Ediciones Vitruvio, otra vez Pablo Méndez confiando en mi verso, os acercará en primavera. Y como muchos ya sabéis que, ni dedico ni firmo ejemplares, en esta ocasión, solo para aquellos que  hagáis vuestra reserva, antes de que llegue a las librerías, lo tendréis firmado y dedicado.

lunes, 23 de octubre de 2017

BOBILONGOS Y CHURRILUNGAS




Bobilongos:

Neologismo vinculado a la perfecta imperfección de este momento. Ente social de infinitas ficciones. Simbólicamente representa todas las vanidades de un personaje real, semicaballero que combina perfectamente su vestuario.

Churrilungas:

Neologismo para mañana. Movimiento lúdico y placentero capacitado para crear con la estructura femenina, una semidama ligada íntimamente a ese universo feliz que, con el aire, va tomando forma en las nubes de algún entendimiento.


BOBILONGOS Y CHURRILUNGAS  es el título de mi próximo poemario que otra vez Ediciones Vitruvio, otra vez Pablo Méndez confiando en mi verso, os acercará en primavera. Y como muchos ya sabéis que, ni dedico ni firmo ejemplares, en esta ocasión, solo para aquellos que  hagáis vuestra reserva, antes de que llegue a las librerías, lo tendréis firmado y dedicado.

lunes, 2 de octubre de 2017

LA URNA DE MIS CENIZAS

Bobilongos:

Neologismo vinculado a la perfecta imperfección de este momento. Ente social de infinitas ficciones. Simbólicamente representa todas las vanidades de un personaje real, semicaballero que combina perfectamente su vestuario.

Churrilungas:

Neologismo para mañana. Movimiento lúdico y placentero capacitado para crear con la estructura femenina, una semidama ligada íntimamente a ese universo feliz que, con el aire, va tomando forma en las nubes de algún entendimiento.


BOBILONGOS Y CHURRILUNGAS  es el título de mi próximo poemario que otra vez Ediciones Vitruvio, otra vez Pablo Méndez confiando en mi verso, os acercará en primavera. Y como muchos ya sabéis que, ni dedico ni firmo ejemplares, en esta ocasión, solo para aquellos que  hagáis vuestra reserva, antes de que llegue a las librerías, lo tendréis firmado y dedicado.

domingo, 1 de octubre de 2017

LAS OCHO HORAS QUE ME OBLIGA EL CONVENIO



Bobilongos:

Neologismo vinculado a la perfecta imperfección de este momento. Ente social de infinitas ficciones. Simbólicamente representa todas las vanidades de un personaje real, semicaballero que combina perfectamente su vestuario.

Churrilungas:

Neologismo para mañana. Movimiento lúdico y placentero capacitado para crear con la estructura femenina, una semidama ligada íntimamente a ese universo feliz que, con el aire, va tomando forma en las nubes de algún entendimiento.


BOBILONGOS Y CHURRILUNGAS  es mi próximo poemario que otra vez Ediciones Vitruvio, otra vez Pablo Méndez confiando en mi verso, os acercará en primavera. Y como muchos ya sabéis que, ni dedico ni firmo ejemplares, en esta ocasión, solo para aquellos que  hagáis vuestra reserva, antes de que llegue a las librerías, lo tendréis firmado y dedicado. 

viernes, 25 de agosto de 2017

MADRE


Bobilongos:

Neologismo vinculado a la perfecta imperfección de este momento. Ente social de infinitas ficciones. Simbólicamente representa todas las vanidades de un personaje real, semicaballero que combina perfectamente su vestuario.

Churrilungas:

Neologismo para mañana. Movimiento lúdico y placentero capacitado para crear con la estructura femenina, una semidama ligada íntimamente a ese universo feliz que, con el aire, va tomando forma en las nubes de algún entendimiento.


BOBILONGOS Y CHURRILUNGAS  es el título de mi próximo poemario que otra vez Ediciones Vitruvio, otra vez Pablo Méndez confiando en mi verso, os acercará en primavera. Y como muchos ya sabéis que, ni dedico ni firmo ejemplares, en esta ocasión, solo para aquellos que  hagáis vuestra reserva, antes de que llegue a las librerías, lo tendréis firmado y dedicado.


jueves, 24 de agosto de 2017

BOBILONGOS Y CHURRILUNGAS


BOBILONGOS Y CHURRILUNGAS  mi próximo poemario de historias y más historias contadas con versos diferentes, ya lo sabes, versos a los que, ¡sí!¡yo también sé! no estáis acostumbrados, pero que, otra vez Ediciones Vitruvio, otra vez Pablo Méndez se atreve a traer para alegrar estos calurosos días del verano y así, insistir en esta otra forma de hacer poesía. Y como muchos ya sabéis que, ni dedico, ni firmo ejemplares, en esta ocasión, solo para aquellos que  hagáis vuestra reserva, antes de que llegue a las librerías, la semana próxima, o la otra, lo tendréis firmado y dedicado. 

sábado, 19 de agosto de 2017

UNA BARBIE CUALQUIERA


Tierra no, aún no me tragues,
que te acuno atrevido en primera persona
igual que a las mascotas de Neruda,
de Borges, de Laureano, de Mestre o de Aleixandre,
antes de enmudecer, después de los disparos,
cuando vuelven y eclipsan
con el vuelo de su falda mí memoria.
Sí, déjame saber mientras se cierran, ceremoniosamente
para que nadie se haga daño, los párpados y las estancias,
¿cómo es que todo, en alguna ocasión, nos empuja y nos rompe?
Tú, transformada en sueño y disparate,
lanzas besos que nos cosen con fuerza
a una noche Lolita en la batalla,
taponas las heridas
que gotean del techo de esa noche
del hacha que nos niega mucho,
en muchas circunstancias
de la espada con su punto y destino.
No tierra, no me tragues, que aún
no me atrevo a mirar
en pie, delante de la tele,
como se fue muriendo al gris,
al gris y al blanco-negro tahúr
de las nubes marcadas,
toda esa sucesión de mundos,
mundos y signos de constelaciones,
mecidas por la historia de una Barbie cualquiera.
Sí, déjame saber.

viernes, 18 de agosto de 2017

PANEGÍRICO




Soñaba con vengarme, quedando para siempre
igual que los colores de Fra Filippo Lippi.
En el tramo final, cuando se dice adiós
al paseo de los domingos con la familia,
cuando nada se sabe de mi semblante humano.
Cuando desaparecen mis partes del misterio.

Que estoy arruinado, lo puede comprobar cualquiera.
Que soy de porcelana y músicas nativas lo sabe todo el mundo,
como se yo que hay tantas manos
dispuestas a prestar las luces
a los lienzos de todas mis derrotas.

miércoles, 9 de agosto de 2017

EL GRITO EN EL COSTADO


                                                
Bobilongos:

Neologismo vinculado a la perfecta imperfección de este momento. Ente social de infinitas ficciones. Simbólicamente representa todas las vanidades de un personaje real, semicaballero que combina perfectamente su vestuario.

Churrilungas:

Neologismo para mañana. Movimiento lúdico y placentero capacitado para crear con la estructura femenina, una semidama ligada íntimamente a ese universo feliz que, con el aire, va tomando forma en las nubes de algún entendimiento.


BOBILONGOS Y CHURRILUNGAS  es mi próximo poemario que otra vez Ediciones Vitruvio, otra vez Pablo Méndez confiando en mi verso, os acercará en primavera. Y como muchos ya sabéis que, ni dedico ni firmo ejemplares, en esta ocasión, solo para aquellos que  hagáis vuestra reserva, antes de que llegue a las librerías, lo tendréis firmado y dedicado. 

lunes, 31 de julio de 2017

VESTIDO PARA TI



No tengo sombra ni recorrido.
Ni tengo ningún otro traje
que me vista de ti en la noche.
Sólo las palmas de las manos.
Sólo etiquetas niñas al umbral de la sed.
Me visto de ceniza y me desviste el aire
de algunos compromisos,
la incertidumbre del sollozo que nos acuna,
el latido en los gestos y los labios,
la complaciente fuga y el grito y el encuentro.
No, no tengo ningún otro traje que me cubra.
Éste criminal que bebe su última sentencia,
zurce como aprendiz onírico, mis heridas:
los rotos de la voz al final de las nubes,
los besos y la luz de un sol radiante,
las huellas de la planta del pie sobre el asfalto.
Una imaginación o una realidad en la cama,
o vete tú a saber que o cuando.
En la brisa de la tragedia,
que nos desviste la memoria;
no soy capaz de abrir los labios
que han de llenar con la voz las palabras,
ni el misterio que huela a guardería.
Ante ti estoy desnudo. Sólo todas las tardes,
siempre como tú me soñabas.

lunes, 24 de julio de 2017

Consonancias del silencio



Solo en este momento de elegir
cierro y me derrito polvo de tantas ausencias:
la doble cara del árbol ante la puerta solo.

Déjame penetrar en tu silencio.
Déjame buscarte en el dintel desmemoriado
de todas estas cenizas de ausencia
que nos envuelven siempre, siempre.
Déjame acercar al beso todo su relámpago.

Aquí donde duerme la luna
su llamarada o su llanto de infancias,
hay puertas transparentes
que se cierran al abrazo veloz del olvido:

¡como si Dios nunca estuviese dentro!

                        De:  Consonancias de la voz

martes, 18 de julio de 2017

Reseña a UN CUÁNTICO ALETEO EN LA BOCA

Ya sabes donde lo puedes encontrar.


Vamos a ver si nos aclaramos o seguimos y seguimos ciscándonos con los peldaños de una historia y otra historia, siempre lateral y contundente pétalo de las formas antiguas en las que, con tanta comodidad, nos desenvolvemos. 

Particularmente, después de haber vivido en un segundo sin ascensor, a mí me da lo mismo sobrevivir o no al cielo de los inocentes acusados o al infierno de los tíos o las tías buenas; mis dedos, de sobra saben cómo han de moverse entre tus mariposas, como han de dibujar tus constelaciones, como han de morir para vivir entre tus dedos. 

Y puesto que sucede ahora, lo mismo que sucedió siempre. Y puesto que vuelvo a no estar dentro; ni al lado ni cerca ni nunca de la burbuja de tu consciencia o inconsciencia; me voy a dar un baño lejos de las multitudes, alrededor de tus miradas. 

Expuesto lo cual, ya os puedo decir que: UN CUÁNTICO ALETEO EN LA BOCA vino a ser todas y cada una de las pretensiones posibles o imposibles que acercan, sin ser fácil, ya lo advierto, la locura o realidad estacionada en mí cabeza, mientras, espero que te cambies de calzado para ir, en la tarde, a pasear. Y parece, ¡mira tú por donde!, a mí no me sorprende, pero así se escribe, que se ha convertido en toda una renovación y revolución de dichos y redichos, de luces y de sombras, de veintinueve segundos, de cinco en cinco mundos que lo van dando forma, hasta conseguir así, alcanzar esas veintinueve distancias tratables o intratables de las que está compuesto, de las que se habla: o bien bien, o mal mal y se escriben tesis. 

Bueno. Vale. Digamos que para la comida rápida, la que hoy está de moda, es complicado digerir. Que me importa poco ser, o no ser mortal o inmortal. Que cuando se lee por primera vez, solo se raspa la superficie de su verso, distinto, contundente, fuera de los recorridos habituales, ya lo digo, tan distinto a todo lo que hasta hoy estáis o no acostumbrados, que acaso, antes de ir al curro, no os de tiempo para hacer la digestión. ¿Y sabéis qué? Lo bueno de no esperar nunca nada, es que no se tiene que dar a nadie explicaciones, que todo fluye hasta tropezar con la historia, aunque, esta, venga de forma natural, de cinco en cinco segundos hasta completar veintinueve complicaciones. 

Para que no os pille desprevenidos, ya os lo suelto aquí, a plena luz, a instante y fuerza, a palabrajos cara a cara, UN CUÁNTICO ALETEO EN LA BOCA, poéticamente ha llegado para cambiar unas cuantas cosas, unas cuantas formas oxidadas de cantar y contar las cosas.

lunes, 19 de junio de 2017

DI QUE SÍ MUCHAS VECES



Hasta que mi cabeza no vuelva a estar en sus sitio, y eso, por lo que parece, irá para largo, he de comunicar que no os regalo más versos, (después de ocho años he llegado a la conclusión de que, todo lo que se regala, no se aprecia) por lo que, si me queréis seguir leyendo, que particularmente, claro está, me importa un huevo con patatas y cebolla, tendréis que buscaros otra forma de hacerlo. Bien en las bibliotecas, bien comprando mis libros, bien ignorándome como hasta ahora habéis hecho. A mí entender, no se han alcanzado los objetivos fijados, con lo cual, alguien (y por una vez no voy a ser yo) tendrá que pagar los versos rotos.

sábado, 17 de junio de 2017

UN TROCITO DE AYER



Hasta que mi cabeza no vuelva a estar en sus sitio, y eso, por lo que parece, irá para largo, he de comunicar que no os regalo más versos, (después de ocho años he llegado a la conclusión de que, todo lo que se regala, no se aprecia) por lo que, si me queréis seguir leyendo, que particularmente, claro está, me importa un huevo con patatas y cebolla, tendréis que buscaros otra forma de hacerlo. Bien en las bibliotecas, bien comprando mis libros, bien ignorándome como hasta ahora habéis hecho. A mí entender, no se han alcanzado los objetivos fijados, con lo cual, alguien (y por una vez no voy a ser yo) tendrá que pagar los versos rotos.

jueves, 15 de junio de 2017

La historia de Anastasio de los Onesti




¿Quién si hace memoria y penetra un poco más allá del sudor de la frente, no recuerda con exactitud, todos los colores del lienzo donde, unos mastines amaestrados, en un instante de frenético  festín, se lanzan igual que las palabras hirientes a los muslos de una cierva? Hubo un período largo de abstinencias que como una larga broma en las ciudades dormitorio, presidió este lienzo de oníricos mordiscos, la pared principal de casi todos los salones, como si en todos ellos a la hora de cenar hubiese un cazador.

Los motivos venatorios que mostraba el cuadro, eran una interpretación eufemística y visionaria, de la tabla original, que Sandro Boticelli cuelga, junto a otras dos de la misma serie en el Museo del Prado. Estas tres tablas y una cuarta perteneciente a un coleccionista particular, fueron un encargo que le hizo su mecenas Antonio Pucci, para conmemorar la boda de su hijo. En conjunto, formaban las paredes de un cofre, donde supuestamente se introducirían las gotas de sangre del amor eterno, la luz de las arras del compromiso, los irrompibles añillos de la confianza, la fortuna y el bienestar familiar. Toda una contradicción representando una alegórica condena. Porque  no, en la obra primigenia, en el claro del bosque, no era sobre una cierva gimiente, sobre quien saltaban los perros hasta estremecer la vista atónita del ojo impasible que todo lo contempla, hasta derribar el borde furioso de la memoria. Era sobre el fuego orquestado contra el tiempo de una mujer fría y orgullosa; una mujer que nunca amó ni sintió piedad. Era sobre un cuerpo desnudo por el que se pasean, como amores feroces, unas garras afiladas. Era sobre sus formas sudorosas no siempre ocultas debajo del escote.

Sí, claro que era una mujer vestida de oleajes, de mala leche y prepotencias, una mujer a quien incompasivos alcanzaban e inmovilizaban los perros, para que su amo, como un ciclón abriendo todas las heridas de los hombres, diese muerte con su estoque. Luego la arrancaba el corazón insensible y se lo echaba a comer.

Si hacéis caso del celo constante de las habladurías, estas dirán que fueron unos brazos brutos los encargados de oscurecer la noche, que solo el pretexto extensible de las dos cabezas, suele quebrantar el talle cristalino del amor, que los delirios cada viernes, vienen a ser los pensamientos de una condena fija, una condena que se refleja en un arroyo de lunas refulgentes, como si éstas tuviesen de por vida su exclusividad.

Si, cuenta la historia que fue al fingir el día algo lejano y creativo, cuando sucedió todo, en una encrucijada de verdes perezosos, en un manantial de imágenes al mediodía de la fábula, en el vientre de la tarde rota, en una sala con asientos de pinos cortados para el banquete, justo en un jardín semejante al jardín que aparece en todas las cabezas.

Como en la realidad que nos muestra una fotografía, Boticelli empleó los rojos metafóricos de la sangre y el azul inexistente del cielo que engaña y exilia, para vestir y desnudar los cuerpos de sus personajes. Para pintar la naturaleza, desplegó todo el ejército de verdes agostados a las tres del compromiso. En las columnas de pinos abiertos al horizonte, como si fuese un cruce de caminos sin señalizar, puso el marrón oscuro de los párpados en medio de la tormenta. En contra del abismo abierto al mar,  al espíritu sin trabas del caballo, lo pintó de polvo blanco, el blanco asfixiante y cansino de la pureza. Y si, acaso para contrarrestar, o solo porque así lo imponen los cánones comunes de la belleza, al cuchillo y al infierno, los vistió de negro, de negro con toques precisos de  luna partida, de negro como los patios del colegio, como la piedra y los pecados, de negros colores vivos para compensar la muerte

El dolor viene siempre envuelto de regalo al nacer el día. Aquí, es un cuento escrito por Boccaccio en El Decameron. Un cuento que después de traspasar los límites de la mera apariencia, nos dice lo que son las cosas en si misma, o simplemente lo que deseamos llegar a entender de ellas. El protagonista enamorado de una joven que no le corresponde, se suicida. Ella, por una sucesión de raros acontecimientos, pasadas unas semanas, también muere. La divina justicia los condena para toda la eternidad, a ella, por su mala condición a ser perseguida por su enamorado, a él, como castigo, a darla caza y arrancarla el corazón todos los viernes, para renacer y volver a morir el viernes siguiente. La historia de Anastasio es la repetición de la misma historia, también él es joven y está enamorado de una mujer que no le corresponde. También él quiere salvar al mundo y a la dama, pero del mundo, de sobra sabe que es un caso perdido y que la dama vive solo en una ilusión, en los pasillos olvidados del silencio.

Puestos a criticar, tanto Bocaccio como Boticelli en los tiempos que corren, serían detenidos, juzgados y condenados por hacer apología sobre la violencia de género. Las pruebas permanecen escritas. Son luminosas y trascendentales como los gritos del color de las vísceras en la tabla. En la distancia, ambos representaron a su modo, esas lágrimas de un desencuentro, ahora la belleza de una monstruosidad.

No es mi deseo concluir sin volver al motivo venatorio con el cual di comienzo. Es conveniente recordar; que más de una y mas de dos vez, se dio la circunstancia de que al ser una pintura tan socorrida como regalo adquirido siempre en el último momento, la feliz o infeliz pareja de recién casados, se encontraba al desenvolver los presentes, que había en el lote, desde uno a cuatro motivos de caza muy similares, y claro está, como antes o después los regalantes harían la visita de rigor, - más que por otro motivo, para ver que su obsequio era expuesto en el lugar que le correspondía, - y así, era preciso reservar un hueco para colocar en su momento el correspondiente a cada visita, en la pared que dejaban libre: las fotos de la fiesta, el mueble bar-librería y el espejo vestidor; ese frente al cual tantos hijos fueron engendrados.


Maximiano Revilla

FIN DE TRAYECTO



Hasta que mi cabeza no vuelva a estar en sus sitio, y eso por lo que parece irá para largo, he de comunicar que no os regalo más versos, (después de ocho años he llegado a la conclusión de que todo lo que se regala no se aprecia) por lo que, si me queréis seguir leyendo, que particularmente, claro está, me importa un huevo con patatas y cebolla, tendréis que buscaros otra forma de hacerlo. Bien en las bibliotecas, bien comprando mis libros, bien ignorandome como hasta ahora habéis hecho. A mí entender, no se han alcanzado los objetivos fijados.

martes, 16 de mayo de 2017

1001001Antivirus




Como los niños.
Estoy como los niños,
manipuladamente invierno
en su primera clase.
Acojonado
por esa cita tuya
para tomar café.

lunes, 15 de mayo de 2017

PROYECTO 001001 virus.




Voy a inventarte, sobre plano,
como un proyecto de inmadurez
con la insolvencia de mis palabras,
el corazón que no se compra.
Voy a inyectarme
complicaciones,
calamibobas,
tartarupturas
y ese poco, de sal pimienta,
de un enamoramiento
que le falta a la rutina.
Mañana, ya veremos que sucede.

martes, 2 de mayo de 2017

INVIDENCIA



Se me rompieron
los domingos de Mayo,
sin más ni más, las flores
y vidrios del valor,
las gafas con las que veía
la espalda del oráculo.

Mírame. Sea cual sea tu puerta
abierta en la retina
de un ayer rebosante. Mírame.

Busca, cuando se cierre
la mística del bosque
tenazmente estío necesario,
esa quietud de los misterios
que jamás se fingen,
la voz del corazon,
la que nunca se ha visto

Con la facilidad que tienes para olvidarme,
pienso llorar de tanta risa
más allá del poder de la luz
enferma de alzhéimer

En el incendio donde acaba
tu desnudez, comienza el dramatismo
de las gafas que cubre
mi sombra en hora punta.

sábado, 15 de abril de 2017

ÚLTIMA PROFESIÓN DE RIESGO






Hay denuncias en las comisarías
por todo lo que escribo:
blanca, blanca, epidermis negra,
caricatura y cosa acartonada.

Ser poeta es profesión de riesgo,
- siempre lo he dicho -
igual que pinta sombras,
o abre pasos con alas de sombrero,
lo mismo que astronauta
o comercial de briznas
de hierba de los prados
clandestinos de la imaginación.

Amante, anciana, niña:
todas protagonistas como
en Pálpitos del tren que no vuelve
la noche que describe
por wasap las tormentas.

Insisto en que ser poeta
consiste en estrellarse contra el mundo
con la excitación de las divinidades,
en despertar de golpe entre los balanceos
de las faldas que abrasan mis disculpas
y después de ordenar tu piso
pasear al perro y a los niños y al gato.

Está claro que ser poeta tiene mucho que ver
con inventar de nuevo el día,
con esa vestimenta
de la calle otra vez de moda,
con esa luz que sale junto a todos mis miedos,
con volar la ternura rota del calcetín,
con esas zapatillas de distinto formato.

Sí, hay mazmorra que sin duda se hicieron
con terrones de azúcar,
para poder el verso escapar fácil, fácil.

miércoles, 12 de abril de 2017

Contraportada



De UN CUÁNTICO ALETEO EN LA BOCA se dice en "Notas de Media noche" que vino a ser la continuación der un romántico surrealismo. Ese reloj del mundo que nunca se detiene

miércoles, 8 de febrero de 2017

DIVAGACIONES DE ADAN


Hasta que mi cabeza no vuelva a estar en sus sitio, y eso por lo que parece irá para largo, he de comunicar que no os regalo más versos, (después de ocho años he llegado a la conclusión de que todo lo que se regala no se aprecia) por lo que, si me queréis seguir leyendo, que particularmente, claro está, me importa un huevo con patatas y cebolla, tendréis que buscaros otra forma de hacerlo. Bien en las bibliotecas, bien comprando mis libros, bien ignorandome como hasta ahora habéis hecho. A mí entender, no se han alcanzado los objetivos fijados.