jueves, 15 de septiembre de 2016

RESEÑA a Quince claridades para mi padre



Quiero aclarar que esta reseña era una deuda que tenía el hombre con el verso y el poeta de Quince claridades para mi padre y que aunque solo diga siendo humano y mundanal, definidor del quince metafórico que va y nos representa la niña bonita de las tradiciones; esas, que sin querer queriendo alzar excesivamente la voz, rompe Ronald elevando el verso que da forma a las miradas de sus poemas, lo justo para arañar los cimientos del contorno de este presente lector. Quiero escribir y escribo que Quince claridades para mi padre, viene a sacudir acaso desde la inconsciencia de su autor, algunas larguísimas equivocaciones sobre los planteamientos de las falsas sentencias de las distintas igualdades con las que sin embargo, se nos llenan tanto y tanto hoy las bocas.

Ronald Campos López, sí, es gay y a mí me inspira, es poeta y yo lo admiro, es hijo y es en este mundo tan abierto al sufrimiento, una puerta entrecerrada a la felicidad. Y aun así, esperanzado escribe: “subir a través de la claridad/ es reunir a la sangre con la sangre, / y eso duele.” Claro que duele Ronald, la familia siempre duele, sobre todo a ti, y al padre, y a la madre que olvida en ocasiones como: “En las manos de Dios desnuda estaba/ cuando llegué y llegaste también tú, padre, a este mundo” y si, también duele al niño que siempre quiso ser niño para escribir: “Desde entonces la miro/ con la travesura azul que le ha dado la Tarde,” y es que con el sol de esa Tarde en la espalda, son tantas las madres y los padres de Quince claridades para mi padre que a mí también me duele. Me duelen tantos Alfredos, tantas Juvencias, tantas Auroras, tantas Cristinas, tantos José Antonios y Javieres, porque en ellos Ronald Campos, te veo y me veo esperando ya que sé y sabes que: “Todo aguarda el sitio preciso/ donde volar, tal vez volar, / y para siempre.” Acaso y tal vez solo para seguir siendo niños, acaso y tal vez solo para seguir o comenzar a ser felices, acaso y solo tal vez para llegar y ser aceptados por aquellos que os dieron la vida “como el eco de lo que nunca aun ha existido”

Quince claridades para mi padre es desde la realidad de una enfermedad, la alegoría de otra enfermedad excesivamente extendida en nuestro tiempo, su diagnóstico ahora es la discriminación, y dentro de esta, tal vez la que más se nota y se siente es la exclusión afectiva del ámbito familiar, esa que en el imaginario formal casi siempre se acepta cuando no nos toca, pero que, por ser superior al qué dirán de las estructuras sociales, incomprensiblemente se pone en cuarentena y se esconde si nos roza.

“El primer asombro del hombre/ es recordar…” LA CLARIDAD DE LA INFANCIA como único momento familiar seleccionado sobre todo por ser modelable. “Recordar que todo lo que está siendo en lo cotidiano/ ocurre también dentro de él mismo” “Cuando se escucha a la madre/ cruzar de su vida a la vida.” “Y en lo perdido recobramos algo ganado/ para enfrentarnos a la muerte.” De sobra sé cómo todo lo que es diferente atrae al miedo y esa metonimia que representa “mi padre” se hace extensible a millones de padres. “Yo partí de casa evitando/ tener que ofrecerte, padre, el perdón/ por no ser el varón que tu esperabas” Tantas verdades juntas, tanto daño por el que dirán, se exponen de forma tan magistral en Quince claridades para mi padre donde por un momento, se borra el dolor de la enfermedad que el poeta dice lo inspiro, y se crea la guía del acercamiento. Ese recuperar un instante de tantos instantes, por incomprensión perdidos.

Enhorabuena Ronald por tus Quince claridades para mi padre, la voz presente y sincera de un verso elevadísimo a la multiculturalidad.