domingo, 10 de julio de 2016

RESEÑA a Pálpitos del tren que no vuelve




Particularmente, a estas alturas o profundidades del cómic de la historia; me importa un bledo lo que cada uno haga con su vida, lo que piense o no piense de: Pálpitos del tren que no vuelve, De todo lo que no se pierde. De Consonancias de la voz, o de Un cuántico aleteo en la boca, que, por supuesto, podéis encontrar en:
la Casa del Libro
vuestra librería habitual
poetadeguardia@telefonica.net
maximianorevilla@gmal.com
Pero, claro está, sabiendo siempre y teniendo muy claro que ni dedico ni firmo, que solo por necesidad pregono mi agonía.

En Pálpitos del tren que no vuelve, vais a encontrar otra cosa, otro universo, otra poesía. Algo tan distinto y diferente a lo que el mundo poético nos tiene acostumbrados que, acaso, no se llegue a contemplar su arquitectura. No es lineal ni es continuo, si no que se divide en tres partes claramente diferenciadas por los versos y sus respiraciones: la primera, abriéndose “En el tiempo sin tiempo” va presentando poema a poema las dudas del protagonista, “solo en la cama” “me atrevo a proponer una discordia” “entre dos estaciones, frente al mundo” “la piel de una tormenta en un gesto de revista”. Acribillado por la furia de un mundo cosquilleante, se acerca en ocasiones con un metalenguaje claro al facebook de su psicólogo, aprovechando la paz interior de los conventos mentales que toman forma en los cuartos de baño.

La segunda parte, psicológicamente dañada por el común denominador de los golpes instintivos del hombre con la sociedad, proporciona el título: Pálpitos del tren que no vuelve y que por una serie de particularidades no escritas, se abre con unos versos de los maestros: Laureano Alban y Julieta Dobles. Y como si intentase sanar al mundo, “En la cocina el hombre nace a otra dimensión” donde “Si la humanidad muere al otro lado del mapa: aquí, no pasa nada” todo sigue fluyendo, movido por las cuotas de interés de los que mandan, según en qué peldaño de la escalera se encuentre cada uno.
Y la tercera, el epílogo que debió de ser el prólogo, habla del consentimiento de un crimen que se recicla y se llena de letras, del árbol del papel de la mesa en mi oficina, de cómo y cuál será el valor de uno, según los amigos que tenga.

Desde Pálpitos del tren que no vuelve, se pensó romper con el estatismo y dialogar con la lengua cotidiana de las primeras personas, esas que viven en los poemas interiorizando ornamentalmente sus propias manifestaciones, pero como independiente que es el verso, liberándose del poeta, por una vez, dijo lo que le vino en gana.

En Pálpitos del tren que no vuelve, el mundo exterior funciona por las reseñas que describen como se mueve en autobús, más allá, mucho más allá del inventario de los niños y las cosas que adornan su carrito de paseo, unas y otras circunstancias, siendo por derecho el verso impar el que predomina en su estructura. "La mentira añorada en la agenda del poeta: es la mentira rota."

Pálpitos del tren que no vuelve, para que no se quede nadie fuera, juega con las cargas de las vivencias profundas de la brevedad semántica, con el valor estético de la polisemia y la ambigüedad de las tramas poéticas, con unas formas amaneradas en sus dinamismos a la hora de conjugar los versos. Desde ayer las recurrencias infinitas de los lenguajes poéticos, del verso que consiguió hilvanar toda una sucesión de instantáneas “de una espera y otra espera boba en la estación que ahora escribo” ese lenguaje poético que ha de revolucionar en el lector cada una de las neuronas capaces de hacerlos irse vomitivamente o de satisfacción.

No se puede andar con medias tintas, a doce puntos y en Time New Roman se indica la forma en la que se reavivan los versos: ritmo acelerado, caricias, ideas y más ideas dinamizando el presente y el futuro de las profundas conciencias. “Un poema para que sea…, no precisa ninguna explicación, ninguna disculpa, ningún discurso”.