sábado, 30 de julio de 2016

ESTILÍSTICA en Pálpitos del tren que no vuelve



Solicita Pálpitos del tren que no vuelve, De todo lo que no se pierde y Consonancias de la voz en:
poetadeguardia@telefonica.net
o en la Casa del Libro

En Pálpitos del tren que no vuelve Las figuras de Repetición son desde ayer un mundo constante, un mundo vivo, un mundo que no se detiene ni se calla nunca. No, no se calla ni tan siquiera cuando se desborda al nacer nuestro amor al día, a las puertas del retiro del parque de las adolescencias. Parlanchinas, juguetonas después de los martinis agitados de éste y otros mundos, donde a su vez se alinean en alguna de sus variantes o formas que lo repiten todo. Cuando la sonrisa es un tic nervioso obligado a reconocer que nunca deja de hablar o guardar silencio, cuando sus ritmos no se acuestan hasta pasadas las seis, es cuando mejor se representan, cuando mejor crean, gota a gota un arroyo, idea tras idea, un rio; la lluvia y el sonido de esa lluvia sobre el asfalto, el destino de una y otra caricia o beso que parece en ocasiones abofetearnos, para luego, resbalar como ofrenda litúrgica hasta conseguir que los rostros se sonrojen, justo en ese momento en que estos comienzan a marcarse de arrugas. Temblorosos labios dándose besos como saludo, cuando, tras cumplir las bodas de oro, el uno con flores, visita en la habitación del hospital al otro esperando pasen las nubes, y a la luz del arco iris los atiendan, al día siguiente en casa.

Las figuras de repetición; en un día y otro día, aún a pesar de las diferencias horarias, vienen a ser en Pálpitos del tren que no vuelve como encontrarnos, a la misma distancia en la escalera, a ese vecino que obligatoriamente por la rutina se saluda con la misma expresión y el mismo pensamiento abierto de las festividades, como si hace tan solo un par de latidos, por el simple color de los felpudos, no hubiésemos llegado casi a las manos. Las repeticiones, partidarias por su violencia de no ir nunca en autobús, tienen como las balas expuestas en las vitrinas del ser humano, reservados los distintos calibres y los asientos de pasillo o ventanilla correspondiente.

“Repetición es también el nombre genérico y científico que se da a esa figura que se crea cuando en un escrito abundan los mismos sonidos”, las mismas palabras, los mismos versos, los mismos silencios, las mismas complicidades.

Las figuras de repetición, en Pálpitos del tren que no vuelve son la luz de otro día que tal vez llegue y nos traiga los mismos desatinos. Como entreacto de las horas, la misma agitación en los colores que no se quisieron quedar dentro, la misma cafeína que nos despierta cada mañana.
Cuando te levantas, ¡menos mal, conmigo! y apenas se quiebra el aire que a los dos nos roza, en la desazón de la entrevela, bailan los mismos sonidos en las mismas palabras repetidas. Ayer, hoy y mañana, las mismas canciones de aniversario: ¬- apaga el despertador…, corre las persianas…, no digas que no te quiero…, quita el café cuando suba…, abre el balcón para que respire la casa… No me ves, no me ves, no me ves: anda bobo ven y dame un beso como ayer, de buena mañana -.

En Pálpitos del tren que no vuelve Las figuras de repetición siempre son constantes, tanto para el alivio como para la desazón, para la tortura o la absolución, para la inquietud o la calma. Matan o reviven para poder así unificar el poema, para darlo forma y ritmo, para santificarlo o crucificarlo. A un disparo le sigue otro disparo y una piedra al cristal de los charcos de la vida y luz de un rojo constante y griterío y voces nerviosas y sirenas y llanto y llanto de funeral o nacimiento. Latidos, que acompasados se detienen un instante, para luego ser y volver a ser con mucha más intensidad los reyes del pueblo protagonista.

Primero la madera, por supuesto, luego el hierro y el acero, después la carne y al final todas las ascuas del pensamiento por decir, ese que conduce irremisiblemente a no mostrar el desatino, ni la muerte, ni tan siquiera el cortejo de negro repetido. El poeta, nació después de muchísimo esfuerzo para reorganizarlo otra vez, casi todo. Sí, la vida diaria está compuesta de repeticiones, ir y volver a ir sin pensar a la vida, aunque la misma vida, que suerte, nunca en mi se repita.

Las figuras de repetición viven como los besos y las caricias; enganchadas al recuerdo de unos juegos de niño que nos emocionan, que nos llevan a la noche para tras el sueño, abrirse y mostrarnos todo su esplendor en el nuevo día. También es verdad que a muchos niños, les da miedo la noche y toda su mágica inventiva.

Lo que proporciona a la repetición su carácter novedoso, en Pálpitos del tren que no vuelve es lo mismo que lo que la pone en duda: el hecho de que lo que repite, es algo que ya ha sido: un color kilométrico, un beso con cincuenta años cumplidos, una sonrisa que no tiene por qué tener historia, una situación determinada, que siempre niña nos sorprende y nos llena de misterio. Sí, cuando no se ve y sólo se oye repetida una y otra vez la misma voz, surge la sorpresa en la mente del que escucha, aparece la imagen abstracta del momento agradable o desagradable, un objeto desmaterializado que despierta una vibración en la conciencia capaz de situarnos donde más le interese al poeta, en el mismo vértice del abismo, junto al espectro de la repetición que nos despierta.

En Pálpitos del tren que no vuelve el empleo de la palabra repetida, conduce no sólo al desarrollo del sonido interior, sino a descubrir otras insospechadas cualidades espirituales de la palabra misma. Sístoles y diástoles consiguiendo olvidar a cada paso el sentido real y el abstracto de los escaparates, el objeto que se designa, para descubrir el puro sonido de las etiquetas con sus precios, de la palabra que despierta una serie de vibraciones en el corazón, en el bolsillo y en la cabeza

Como hombres deseosos de vivir en nuestro Mini Cooper, cada centímetro de estatura que tenemos, intentamos siempre repetir los mejores instantes del pasado y sobre todo, si ese pasado fue hace un momento contigo en la cama frente a la Ría de Noia, aun con mayor motivo. Repetir hasta saciar o llenar de recuerdos toda una vida, todos esos Pálpitos del tren que no vuelve

jueves, 28 de julio de 2016

III La Metáfota desde Pálpitos del tren que no vuelve




En Paso a paso, rutina y ritmo, la metáfora es un tropo espontaneo e impredecible que se acerca quebrándolo todo desde ese mundo de la palabra elefante, hasta los abismos del miedo, dónde con “las huellas que deja” adquiere sin duda, su máxima complejidad y esplendor, para después reposar frágilmente justo allí donde se junta el cristal con la madera y reactivar así, la parte dormida del intelecto, creando “huérfana del alma eucarística de las cosas”, algo nuevo que antes no existía.
Al ser la metáfora una figura que basa su existencia en la relación que hay en la mente de aquellos que están predispuestos a encontrar las semejanzas entre los términos “del verso de tanteo que abre las puertas”, las palabras “de ausencias que atraviesan mi vacío”, las ideas “que sellan los labios”, extendiéndose mucho más allá del infinito imaginable “de un suplicante acorde; de ayer, de platos sucios que se pelean hoy en mi cabeza”, los aliados de ocasión “de esa frivolidad que cruza el ojo y etiqueta las formas del silencio”, desconocidos hasta ese instante en que se mueven, de una realidad a otra supuesta, ficticia, irreal, aventurera “en los días de fiesta, en ese juego que alarga las formas del tránsito del alma al diluvio”. Como decía, al ser la metáfora todo lo anterior, su cometido es el de estimular nuestros puntos sensibles por medio de la imaginación en una especie de simbiosis o nupcias entre lo que hay y lo que se crea, “una gota que viene y adquiere sin proponérselo dimensiones fecundas”, porque nada de lo pasado es decisivo, lo decisivo es lo que nace y lo que queda por nacer y así, cuantas más diferencias existan entre nosotros, mucho más eficaz será ese nacimiento, “que invisible, recicla de memoria otro día”.

Solicita Pálpitos del tren que no vuelve, De todo lo que no se pierde y Consonancias de la voz en:
poetadeguardia@telefonica.net
o en la Casa del Libro

martes, 26 de julio de 2016

II La Metáfora desde Pálpitos del tren que no vuelve



En el tiempo sin tiempo la metáfora, puede detenerse y al abrirse, respirar de las palabras su frescura, “o el resplandor de sus rituales” “el instante informal en que se apaga el cirio y la sorpresa” “el sumiso diluvio de los ojos”. Puede pasar como si fueran días, años, siglos o épocas distantes, “que se transgreden y se distorsionan como un absurdo que suena a destiempo”. Puede contraerse o alejarse y mostrarnos el todo o la nada de los espacios primeros y segundos peldaños y peldaños sucediéndose con matices distintos, “en el tiempo sin tiempo todo consiste en ver y eternizar un soplo” Puede susurrarnos en la intimidad, “en lo imposible de las cosas” o hablarnos de una manera general y populista desde el interior del mismo verso, “como esos ojos que se lanzan desde las nubes cuando algo dentro se quiebra”, desde una palabra, “deprisa”, desde el poema entero, “ sigo sin alma”, adensando y contrayendo los instantes a voluntad del soberano lector, “igual que una envestida juvenil”

Solicita Pálpitos del tren que no vuelve, De todo lo que no se pierde y Consonancias de la voz en:
poetadeguardia@telefonica.net
o en la Casa del Libro

I La Metáfora desde Pálpitos del tren que no vuelve





Ya que los dientes hoy siguen siendo las perlas y la sorpresa, esas ofertas en añadidos de titanio, Pálpitos del tren que no vuelve, seguro que quiso ser la reflexión de una metáfora, de ese recurso mediante el cual, se establecen analogías imposibles en éste o en cualquier otro mundo conocido y por conocer, en cualquier otro instante, en cualquier otra circunstancia. “En los mechones grises de la inconsciencia” y allí donde inventa igualdades entre conceptos de algo vivo o muerto, la metáfora “es un mundo con bermudas” que se encuentra ululando sobre todo en los círculos de luz y sombra de las palabras, de los pueblos y las sociedades que las escriben, las interpretan, las dicen o las escuchan, “en el escaparate de los días” unidos por un vínculo de identidad entre su plano verdadero, que instante a instante se va ampliando hasta llegar a los sentidos “mira, fíjate, nunca pierde la compostura” y su plano imaginario, “un instante que se prolonga una vida y otra vida” que nace de esa ansiedad incontrolada de la mente creadora para buscar en su interior algo mucho más profundo que las obviedades.

Solicita Pálpitos del tren que no vuelve, De todo lo que no se pierde y Consonancias de la voz en:
poetadeguardia@telefonica.net
o en la Casa del Libro

domingo, 17 de julio de 2016

CARTA A UNA AMIGA de Pápitos del tren que no vuelve






Solicita Pálpitos del tren que no vuelve, De todo lo que no se pierde y Consonancias de la voz en:
poetadeguardia@telefonica.net
o en la Casa del Libro

Estimadísima amiga:
Quiero recordar que ayer, en nuestro encuentro, volviste a preguntar lo mismo que preguntan todos, ¡que cansancio!, después de un tiempo sin verme. - ¿Continúas escribiendo poesía?- Y siguiendo las normas de la cortesía (ni que escribir o no escribir fuese cosa del tiempo, de la lluvia o el sol de la salud de la tierra fértil) me contengo para no expresar, a viva voz, lo que realmente pasa, elefante, destrozando mi cabeza. "¿Sabes acaso lo que es poesía? ¿Has leído algún libro más, que ese, o aquel que llaman de las mil mejores? ¿Piensas acaso que vivo de la transformación del aire sucio, en alimento gratis y nutritivo? Me contengo". Sí, preguntaste por la definición de mis poemas, por como mis versos podrían o no llegar a ti, por qué tendrías ni siquiera que perder, camino de tu casa, algunos céntimo y segundos, comprándome y leyéndome. Ya sabes, y si no lo sabes, te lo digo ahora, que por mi diez por ciento de diez me importa un..., no, no que va, ni me importa.

Te confieso, y eso tú sí que lo sabes, como de pronto, tal vez, a la hora del té o de mi sangre, o a la hora del aperitivo de nada sin cerveza; se me apareció la hoja en blanco de un queso de cabra en un bocata de pan, y que acaso por no pagar; Iberdrola me cortó la luz, o que con los años de sequía mi pantano se había quedado sin eco. No sé, tal vez, por no haber podido ser diablo me contengo en mis deliberaciones.

Sin que sirva de justificación, - Sí, sí. Porque no va a servir de justificación, anda y que te j.- te diré que mi mundo poético es tremendamente triste. Ya lo sabes. Sí, lo reconozco, lo mismo que es también alegre y abierto, doloroso y sorpresivo, donde la inquietante ambigüedad de la peripecia y los lances patéticos juegan un papel destacable, donde te recomiendo no entres si no quieres tener que volver a intentar quedarte o no quedarte. Particularmente, me da exactamente igual que me leas o no me leas mis escritos.

Parecería en ocasiones que mis versos siguen un desarrollo calmado y sencillo, pero la sinuosa ampliación de las metáforas lanzadas contra las paredes del mundo, te convencerán de lo contrario. - Vamos, si es que llegas a darte cuenta de que puede que sí, que haya alguna metáfora, o alguna imagen sucia o limpia de cuando nos conocimos -. Sí, es verdad que si te fijas bien, notarás las cicatrices de los maestros, - esos tan distintos a los tuyos - esas que proporcionan la continuación de la grandeza que todo poema precisa, aunque también es cierto que las operaciones realizadas con las últimas técnicas quirúrgicas, - sí, ya te lo digo, también soy doctor en cardiopatías humanas - las han disimulado magistralmente, para así, continuar su propio recorrido. Vamos te diría que mi poesía es innovación y novedad, algo tan distinto que apenas si a cuatro llega.

Entiendo que no soy fácil ni de tratar ni de leer, que para las mentes multinacionales, puedo resultar cansino, que cuando llega mi correo va directamente a la bandeja de los no deseados, que la gran mayoría de las veces, me clasifica el sistema como spam; lo tengo asumido, lo mismo que a mis dos o tres incondicionales. A ellos les doy las gracias, a los demás también.

domingo, 10 de julio de 2016

RESEÑA a Pálpitos del tren que no vuelve




Particularmente, a estas alturas o profundidades del cómic de la historia, me importa un bledo lo que cada uno haga con su vida, lo que piense o no piense de: Pálpitos del tren que no vuelve, De todo lo que no se pierde. De Consonancias de la voz, o de Un cuántico aleteo en la boca, que por supuesto, podéis encontrar en: la Casa del Libro, en vuestra librería habitual o en: poetadeguardia@telefonica.net
Pero, claro está, sabiendo que ni dedico ni firmo.

En Pálpitos del tren que no vuelve, vas a encontrar otra cosa, otro universo, otra poesía. Algo distinto y diferente a lo que el mundo poético nos tiene acostumbrados. No es lineal, ni continuo, sino que se divide en tres partes claramente diferenciadas por los versos y sus composiciones: la primera, abriéndose “En el tiempo sin tiempo” va presentando poema a poema las dudas del protagonista, “solo en la cama” “me atrevo a proponer una discordia” “entre dos estaciones, frente al mundo” “la piel de una tormenta en un gesto de revista”. Acribillado por la furia de un mundo cosquilleante, se acerca en ocasiones con un metalenguaje claro al facebook de su psicólogo, aprovechando la paz interior de los conventos mentales que toman forma en los cuartos de baño.
La segunda parte, psicológicamente dañada por el común denominador de los golpes instintivos del hombre con la sociedad, proporciona el título: Pálpitos del tren que no vuelve y que por una serie de particularidades no escritas, se abre con unos versos de los maestros: Laureano Alban y Julieta Dobles. Y como si intentase sanar al mundo, “En la cocina el hombre nace a otra dimensión” donde “Si la humanidad muere al otro lado del mapa: aquí, no pasa nada” todo sigue fluyendo, movido por las cuotas de interés de los que mandan, según en qué peldaño de la escalera se encuentre cada uno.
Y la tercera, el epílogo que debió de ser el prólogo, habla del consentimiento de un crimen que se recicla y se llena de letras, del árbol del papel de la mesa en mi oficina, de cómo y cuál será el valor de uno, según los amigos que tenga.

Desde Pálpitos del tren que no vuelve, se pensó romper con el estatismo y dialogar con la lengua cotidiana de las primeras personas, esas que viven en los poemas interiorizando ornamentalmente sus propias manifestaciones, pero como independiente que es el verso, liberándose del poeta, por una vez, dijo lo que le vino en gana.

En Pálpitos del tren que no vuelve, el mundo exterior funciona por las reseñas que describen como se mueve en autobús, más allá, mucho más allá del inventario de los niños y las cosas que adornan su carrito de paseo, unas y otras circunstancias, siendo por derecho el verso impar el que predomina en su estructura. "La mentira añorada en la agenda del poeta: es la mentira rota."

Pálpitos del tren que no vuelve, para que no se quede nadie fuera, juega con las cargas de las vivencias profundas de la brevedad semántica, con el valor estético de la polisemia y la ambigüedad de las tramas poéticas, con unas formas amaneradas en sus dinamismos a la hora de conjugar los versos. Desde ayer las recurrencias infinitas de los lenguajes poéticos, del verso que consiguió hilvanar toda una sucesión de instantáneas “de una espera y otra espera boba en la estación que ahora escribo” ese lenguaje poético que ha de revolucionar en el lector cada una de las neuronas capaces de hacerlos irse vomitivamente o de satisfacción.

No se puede andar con medias tintas, a doce puntos y en Time New Roman, se indica la forma en la que se reavivan los versos: ritmo acelerado, ideas y más ideas dinamizando el presente y el futuro de las profundas conciencias. “Un poema para que sea…, no precisa ninguna explicación, ninguna disculpa, ningún discurso”.

miércoles, 6 de julio de 2016

Pálpitos del tren que no vuelve. Te sorprenderá

Y ya lo podéis tener solicitándolo en el e-mail: poetadeguardia@telefonica.net
o esperando a la salida de agosto en internet o en septiembre en La Casa del Libro. Pero cómpralo, léelo y recomiéndalo





Pálpitos del tren que no vuelve, no busca preferencias por ninguna robustez, ni primeros, ni segundos platos, ni estilísticamente presenta intermedios, ni principios, ni finales que puedan ser tachados de interesadas complacencias. Es la poesía de los desdoblamientos, de la amplitud de los espacios, de la metáfora ilusión que va extendiéndose; desde los títulos que abren con un beso el regalo de unos poemas, hasta la sentencia que rubrican sus finales.

Pálpitos del tren que no vuelve, tiene mucho que ver con esa aproximación a los misterios de las apariencias de una apetecible fantasía que se abre al sueño huérfano de relaciones públicas, que a calzón quitado, como diría el maestro, salta al mundo, a ese mundo al que pretende hacer sangrar con el primer poema “En el tiempo sin tiempo” al que de forma natural y esperada, dan paso unos versos de Francisco Brines y otros de Jorge Guillen.

Sí, por mi parte creo a manos juntas en los colores del carmín de una ciudad que se hunde y resucita mientras pide a versos el socorro que traen los poemas, de amor o de guerra a las puertas de sus capillas. Y es muy posible que con Pálpitos del tren que no vuelve, mañana tengamos barbacoa de verduras en la cocina y que tal vez por ser ya tarde, por no pintar en la pared los desconchones de sus pensamientos, por darles o no darles, antes de que se quemen, una vuelta más a sus despistes, no alcancemos a descubrir, la forma interior del aprecio de las almohadas, ni esa honestidad por la que hoy, se podría discutir sobre su extensión abarcable, o no abarcable, casi casi de la misma manera que con el espectro íntimo que cubre un tanga, pero no, de cómo han de llegar en él los besos.