jueves, 17 de marzo de 2016

UN TROCITO DE AYER



Impredecible como el agua
es la distancia que hay
desde mi mundo a tu cintura:
espacio navegable del beso danzarín
al borde de las sienes, debajo de la ropa,
del latido constante, de un trocito de ayer.

En la infancia, los preámbulos del sexo,
tienen esas notas contorneantes que se silban,
y la memoria de alguna estación por pasar.

La elegancia profética del polvo cosmético,
desayuna café con imprevistos.

Pero todo esto, tú, ya lo sabías.
Comprendiste muy pronto
como se crea un eclipse,
como y hasta donde escribe
la sombra de mi mano.

sábado, 12 de marzo de 2016

LAS HERIDAS DEL POETA




“La sangre tiene dedos y abre túneles
debajo de la tierra”
Pablo Neruda

En el silencio,
solo y vasallo del aburrimiento,
la parte que no duerme de la voz
despierta en ocasiones
las heridas del poeta:
cada uno sabe cuáles son
o al menos como y donde
el mundo femenino
y el mundo masculino,
las ve y las imagina siempre.

Sabores de la luz dormida
al nuevo movimiento de las casualidades,
al regazo de algunas alabanzas,
a la luna o al sol del mundo astronauta.

En esta estación de palabras
conscientes e importantes
guardan sus labios mi memoria.