miércoles, 28 de marzo de 2012

MAXI PIZZA


Para distraerme
entro en la niebla
de tu cocina,
vuelta de golpe
hacia la carne
del microondas
como si nada.
Miro de frente
y avergonzado
por tu conducta
canto en un coro
móvil de calvos
a tu conciencia.

Para distraerme,
muestro la lista
de tus errores
quito la capa
de tu vergüenza.
y aplaudo, aplaudo
protagonista
desde la mesa
mientras me comes

jueves, 15 de marzo de 2012

CURRÍCULO





Hasta que mi cabeza no vuelva a estar en sus sitio, y eso por lo que parece irá para largo, he de comunicar que no os regalo más versos, (después de ocho años he llegado a la conclusión de que todo lo que se regala no se aprecia) por lo que, si me queréis seguir leyendo, que particularmente, claro está, me importa un huevo con patatas y cebolla, tendréis que buscaros otra forma de hacerlo. Bien en las bibliotecas, bien comprando mis libros, bien ignorandome como hasta ahora habéis hecho. A mí entender, no se han alcanzado los objetivos fijados.

martes, 13 de marzo de 2012

LA NANA DE LOS NIÑOS




En el desván de mi cabeza
existe un rostro intacto,
que desayuna siempre
entre dos rebanadas, tres mil gestos,
y despiertan en tus ojos
poemas con un sabor a mantequilla,
y a puertas y grilletes por abrir
eternidades y misterio.

No, que no me deslumbren
las profecías del amanecer,
ni que me saquen los crepúsculos
a golpes de la ruta humedecida igual
que los implantes en mi boca.

Desde mi utilitario o desde mi oficina
nunca me acercaré lo suficiente al mundo
como para sentir de tus despiste
los mordiscos de estrella destronada.
No, nunca entendí, de la sangre,
lo que significan sus lágrimas
ni la viscosidad de sus encuentros.

No, no quiero cantar la nana de los niños,
ni la tuya tampoco, ni rejuvenecer
ni preocuparme de saber
porqué no llega el pan a sus cocinas,
ni de morir en un colchón de amores
mientras se pierden las batallas
de las buenas conciencias.

jueves, 1 de marzo de 2012

ROSA DE VATICINIOS





El mundo es una cruz con vistas
vueltas al interior de la ternura.

En sus brazos horizontales
alguna que otra vez el hombre
se columpia de sus recuerdos,
de esa serenidad de anciano
que ensaya tantos desenlaces,
incontables, como las lágrimas
que otro día mojaron la arena a sus pies.

En ocasiones,
también el mundo
se columpia de mi desmayo.

Cuando la razón calla,
creo que es el grito
quien forma parte del mundo:
ensimismado siempre al balanceo
de las cosas sin importancia.

Cuando el mundo no tiene ni idea
de cómo dar comienzo su declive,
finge que esculpe indiferencias.
Para mí, que el mundo no regala nada.

El mundo siempre se estremece,
en el asiento tembloroso de mi oficina,
siempre se rodea de imposibles
entresoñados como el misterio femenino.
Siempre se presenta aprendiz del culto
del pálpito aromoso del aire.

Definitivamente hoy
el mundo sigue siendo una cruz,
rosa de vaticinios que alguien llena.
Sigue teniendo esos trazados negros
de la noche tan hendida de ausencias.
Sigue esperando que se sienten
tantos motivos desnudos a sus pies.

El mundo sigue siendo una cruz
que ratifico, que no niego,
que acepto ser guardián
de su memoria.
Pero sabes, desde que te lo dije
ayer por la mañana,
el mundo me parece menos cruz.

Perteneciente a: De todo lo que no se pierde