jueves, 19 de enero de 2012

LA RAZÓN HABITABLE DE LA CASA





En la cama prefiero
olvidar el presente
y su monotonía,
darme la vuelta
al ritmo de tu diástole
hacia la lluvia,
hacia el futuro,
hacia lo que se olvida.

Si, prefiero sentir
al otro extremo del ordenador
gente y más gente que hace guiños,
que aleja de la luz del día,
los miedos intratables de la sombra,
de las manos absueltas,
de los corros de amigos
de los dioses de siempre.

En la cama prefiero dormir y descansar.
Para el sexo, sí para el sexo
cuando el refugio de los brazos forman
la razón habitable de la casa,
abrámonos a la inventiva.

jueves, 12 de enero de 2012

CUANDO ME NIEGO




No, no voy a ser yo quien
apague la luz del crepúsculo.
Claro que yo sé muy bien como
el crepúsculo se emociona,
como se acerca dueño
de las criaturas ciegas,
y sí, las pone de arcilla los ojos:
ojos para nacer al verso.

Por supuesto que no voy a ser yo
quien diga como nacen las estrofas,
o la continuación rayada de un soneto,
como la silva, silba en la distancia.
Como elegantemente vestidos se equivocan.

Nooo, ya te digo que no voy a ser yo
la piel de una tormenta de mentiras
el rasgo exacto escrito de la voz,
un gesto en las portadas del domingo.

Yo solo soy lo que se ve
debajo de la tapa:
resentimiento

miércoles, 11 de enero de 2012

MAXIMIANADAS I



Con los años se vuelve
a querer disfrutar
aquella sencillez
niña que nos devora.