lunes, 8 de marzo de 2010

PAUTAS PARA ENTENDER POESÍA I



DESDE EL FONDO DEL POEMA

Pautas para entender poesía

Maximiano Revilla




“El ropaje del alma es el lenguaje…”

Fedro

El verso es una belleza no creada,
la que permanece debajo, muy por debajo
de la capa del maquillaje, es el poema

“El poema esta hecho
de estrellas malheridas
y de muchos suspiros”

Laureano Alban

El poeta tiene que ser huésped de una sola noche, un hombre o una mujer, cuya única empresa consista en dejarse influir por muchísimas presencias extrañas, una persona que siempre deja abierta la puerta de su habitación a todos los vientos. Alguien que amplia el paisaje de nuestra memoria

J. L. Borges


La poesía hecha ahora, puede entretener a las masas e iniciarlas en la expresión de su propio sentir externo; ya que su interior solo podrá ser ocupado cuando lleguen los nuevos poetas con su nueva sentimentalidad.

Antonio Machado


La poesía no se atiene a la idea del progreso, sino al principio del eterno retorno.

Luis Rosales


Todo poema se cumple a expensas del poeta y del lector.

Octavio Paz


La poesía es
un sistema de espejos
giratorios, que se deslizan con armonía,
desplazando luces y sombras en el probador

Pere Gimferrer


La poesía es como la amante ideal y real que no se deja coger del todo y así permanece eterna.

Juan Ramón Jiménez



La poesía, más que del lenguaje, proviene del silencio, y yo no soy más que la esquina por donde se asoma.

Ko Un




Agua del buen manantial,
siempre viva,
fugitiva;
poesía, cosa cordial.
¿Constructora?

Antonio Machado



El poeta es un fingidor

Fernando Pessoa

domingo, 7 de marzo de 2010

COSAS PERSONALES




¿Quién pudiera al influjo sagrado
de un soplo celeste
despertar en el árbol florido
las rimas que duermen!
Rubén Darío





Me amuerma ver algunos días
suicidas que se lanzan
como pluma o paloma
del balcón, al vacío
paso de las sirenas.

Me inquieta que las hojas
se aparten desconfiadas
del cuerpo en la caída.

Hoy me impresionan
los detalles de la blasfemia,
ese líquido rojo en las baldosas
donde se firma mi jubilación,
las tres o cuatro cosas personales
que comparten los nombres.

No vive el que no llora,
el que no sangra,
el que nunca tropieza
con su vecina en el supermercado.